Actualidad

“Si no hubiese estado la traición de la Euroliga, todo habría sido fantástico”

Foto: Marcelo Figueras.

Horacio Muratore, Presidente de la Federación Internacional, pasó por “La entrevista de la semana” y se refirió a varios temas: su reciente mención de honor en el Senado de La Nación por su trayectoria, el comienzo del nuevo sistema de Eliminatorias, el conflicto con la competencia europea por la entrega de jugadores y la definición de la sede del Mundial 2023, donde Argentina-Uruguay es finalista: “Obviamente que se sabe dónde tengo mi corazón”.

-¿Qué sensaciones tiene después de vivir este reconocimiento en el Senado?
-Ahora estoy un poco más tranquilo, pero me emocioné mucho. De entrada me quebré, me impresionó la gente que estaba y no podía creerlo. En la mañana había recibido como 40 mensajes de disculpas por no poder estar. Y la verdad es que es algo espectacular. El hecho de que esté tanta gente acá quiere decir que no me equivoqué en mi trabajo y que contenté a todos los que confiaron en mí. Yo les debo todo a las federaciones provinciales. Armamos un grupo en 1992 con la gente del interior, y hemos logrado cosas increíbles que se consiguen estando todos unidos. Hay que seguir manteniéndolo porque es la única forma. Es importante que se puede seguir trabajando juntos.

-¿Qué tiene el dirigente, jugador, entrenador y el resto de los estamentos argentinos para que sean reconocidos siempre alrededor del mundo?
-Debe ser la pasión. El jugador la ha transmitido y se ha pasado al resto de los estamentos. Es esa pasión por la camiseta, que es envidia de muchos. Y el resto de los estamentos se ha beneficiado de ese ejemplo. Nosotros nos sentimos orgullosos de ver un árbitro dirigiendo una final, o un técnico en una selección importante. Siempre digo que para poder lograr el verdadero éxito del básquet argentino, teníamos que tener las cuatro patas de la mesa bien fuertes: árbitros, dirigentes, jugadores y técnicos. Estando fuertes se pudo llegar a donde lo hicimos.

-¿Qué tiene que tener un buen dirigente?
-Un buen dirigente tiene que tener todas las cualidades de liderazgo de cualquier actividad, pero con más aditamentos. Nosotros tenemos muchas federaciones grandes y chicas, y hay que tener contentos a todos. Lo más importante es insertar al dirigente que te acompaña. Hacerle ver los proyectos y verderle el producto, tratar de que se emocionen. Y a partir de ahí están con vos hasta la muerte. Ese tipo de liderazgo lo tenemos los dirigentes deportivos.

-¿En algún momento se arrepiente de todo lo que tuvo que resignar en estos años para llegar al lugar que ocupa hoy en día?
-Yo empecé en 1982 como presidente, tenía que venir mucho a Buenos Aires y era difícil. Tenía que dejar muchas cosas de lado. Pero fue un antes y un después del Mundial de 1990, donde me empezó a picar el bichito… Hay momentos en donde uno tiene algún problema y se acuerda de ciertas cosas, pero en mi caso no reniego, sólamente digo “¿qué pasa si no hubiera podido cumplir los objetivos?”. Hay miles como yo y que no pueden llegar.

-En cuanto al presente deportivo, acabamos de atravesar la primera ventana de Eliminatorias. ¿Qué balance hizo?
-La verdad es que fue algo genial. Estamos por el bueno camino, vamos a desarrollar más el básquet a nivel mundial, continuaremos agregando más equipos en el primer nivel internacional, inculcaremos nuevos valores… Lo importante es que hay que desarrollar el básquet alrededor del mundo, y creo que lo estamos logrando. Por eso hemos dejado de lado muchas cosas que FIBA tenía y se las hemos pasado a las federaciones internacionales. Les estamos dando muchas oportunidades en cosas que eran muy difíciles, como los seguros de los jugadores, pagarles a los funcionarios y árbitros, el tema de los doping, la producción televisiva. Son todas cosas de las que se hace cargo FIBA, así que los organizadores tienen pocos gastos para este tipo de torneo. Tienen que utilizar todas estas herramientas, a través del marketing y demás, para lograr los recursos necesarios para seguir adelante.

-¿Esperaba que el público acompañara como lo hizo alrededor del mundo?
-Para nada. Fue algo extraordinario. Casi me muero, estoy feliz de la vida por poder verlo. Lo que me ha gustado mucho, en el caso de La Rioja, es que FIBA sólo mandó un delegado para capacitar, y todo lo demás lo hizo y corrió por cuesta de la Confederación Argentina. Eso es muy bueno, porque quiere decir que tenemos equipos de trabajo en todos los países a nivel internacional.

-Con el buen balance que hace de este formato, ¿no le choca más la decisión de Euroliga de no parar para dar a los jugadores a sus respectivas selecciones?
-Sí, por supuesto. Al jugador no lo queremos tocar, no tiene la culpa. Pero sí vamos a tocar algunas situaciones especiales que afectan los reglamentos y estatutos. Ahí vamos a ir con todo, caiga quien caiga. Si no hubiese estado la traición de la Euroliga, todo hubiera sido fantástico. Pero hemos demostrado que la pasión por las selecciones es tremenda. He visto muchos partidos, y el apoyo del público en muchos lados te vuelve loco. Ojalá que esta gente reaccione y podamos en algún momento trabajar de forma conjunta. Es lo que siempre quisimos, pero ellos tienen otra visión y objetivo. Nosotros queremos desarrollar el básquet y ellos tienen una visión económica.

-¿Por qué considera que lo de la Euroliga fue una traición?
-Porque hace cinco años que saben todo lo que nosotros planteamos. El año pasado, en las reuniones nos dijeron que estaban de acuerdo, que no había problemas. En mayo largamos la programación, y a los días ellos largaron la suya arriba de la nuestra. Es una traición.

-¿Ve un camino para el arreglo?
-Nosotros siempre hemos dado la oportunidad de modificar un par de días para acomodar todo. No había problemas. Eran 12 jugadores de América, algunos de África que están cerca y el resto todos de Europa. Y nos dicen que el problema son los viajes de los jugadores. Al mismo tiempo, ellos aumentaron los partidos de forma abismal, pero no les interesaron los viajes ahí, y eso que algunos allá son bastante largos. Hay cosas incongruentes, como decir que tenemos muchas cosas que charlar. Ellos no nos dicen nunca las cosas a charlar.

-¿Hay optimismo?
-Yo siempre soy optimista, son amigos, los he visitado a dos clubes de España y Grecia. Pero la gente tiene que saber que todos esos clubes son deficitarios. Real Madrid y Barcelona pierden mucha plata, pero la sacan del fútbol y la ponen el básquet. ¿Qué futuro tiene esa mecánica? Hay algo que yo no entiendo.

-El otro tema importante que está al caer es la definición de la sede del Mundial 2023, y Argentina-Uruguay es uno de los finalistas. ¿Cómo ve lo que se viene?
-Lo único que puedo decir es que fue fantástico el trabajo que han hecho todos. Los otros dos candidatos que se bajaron lo hicieron porque vieron que había dos potencias. Esperemos que salga todo bien. Obviamente que se sabe dónde tengo mi corazón, pero no puedo decir nada más. Sólo que el trabajo realizado ha sido fantástico.

Leandro Fernández
@FernandezLea
prensa@cabb.com.ar
@cabboficial

Tienda CABB

Ultimas Noticias

Mini BasquetTorneos CABBTorneos CABBEscuela Nacional de Entrenadores de BásquetbolFederal FemeninoTorneo FederalEscuela Argentina de Arnitros de Básquetbol
Ir Arriba