Visa CABB Equipo CABB
Actualidad

“Para ganarme un lugar les tengo que competir de igual a igual”

Foto: Marcelo Figueras para CABB.

Luca Vildoza pasó por “La entrevista de la semana” y se metió de lleno en el proceso de la Preselección rumbo a la AmeriCup. El comienzo de los trabajos, su visión del plantel, sus cambios en la temporada, la madurez respecto a otros años y el desafío de dejar de mirar a Campazzo y Laprovittola -sus referentes- como ídolos para estar a su altura y meterse entre los 12, su gran objetivo.

-¿Cómo estás viendo estos primeros días de trabajo?
-Bien, estoy muy contento. Bastante cansado también. Ya pasamos el cuarto día, y después de 20 ó 25 sin hacer actividad se siente un poco. Pero principalmente estoy muy contento de estar de nuevo en una preselección y de compartir con los chicos.

-¿Qué percibís del equipo por ahora?
-Hay muchas ganas. Luis (Scola), Facundo (Campazzo) y Lapro (Laprovittola) nos están imponiendo esa cualidad de querer todo el tiempo más. Nos estamos contagiando de a poquito. Si bien nos cuesta a algunos que somos un poco vagos (risas), nos gusta que pase eso.

-Está claro que hay muchísima juventud en el equipo. ¿En dónde se nota más, si es que se nota?
-Yo no la noto tanto. Sí noto una falta de química por momentos, siento que hay una diferencia entre los más grandes y los más chicos, o entre los que nunca jugaron juntos. Pero es lógicos, llevamos unos días juntos nomás, así que dentro de unos días todo estará mejor. En líneas generales nos veo muy bien, los chicos -donde me incluyo- nos estamos metiendo en el equipo de la mejor manera y queremos buscar nuestro lugar.

-Obviamente que Scola es el principal referente, pero ¿sienten otros referentes en el resto del plantel?
-Sí, hay referentes y te lo demuestran todo el día. Facundo y Lapro me están ayudando mucho y me corrigen todo el tiempo, sobre todo ahora que me voy para España (al Baskonia) y ellos ya conocen. A Lucio (Redivo) también lo agarran y marcan cosas, más que nada con el tema de los pasos, que allá te los cobran más. Y me gusta que me corrijan todo el tiempo, me gusta sentir que me cuidan y me quieren ayudar. Está muy bueno.

-Ya te ha tocado compartir otros procesos con la Selección principal. ¿Qué diferencia notás en vos en relación a las otras veces que te tocó estar?
-No sé si se decir que soy otro, pero cambié. Cambié bastante, estoy un poco más maduro. Si bien todavía me cuesta jugar un poco contra Facundo y Lapro, quienes están en otro ritmo y en otra liga, me siento un poco más seguro. Estoy disfrutando mucho. Está bueno competir de igual a igual contra ellos, lo disfruto día a día.

-¿Viniste con otra mentalidad en relación a los anteriores, con otro grado de responsabilidad? Sobre todo pensando que tuviste un gran año individual y que el proceso de recambio es más profundo.
-Me gusta que caiga un poquito de responsabilidad, pero prefiero que pase por otro y yo dedicarme más a repartir juego, a ayudar a que el equipo funcione. De hecho, es lo más importante de estos días, que el equipo se encuentre y forme una química. Pero vine de otra manera. Estoy un poco más maduro, esta temporada me ayudó en ese sentido. Y de la cabeza estoy bastante bien.

-¿Cuál es tu expectativa para el proceso?
-Primero vine a disfrutar y aprender, porque siento que necesito aprender muchísimas cosas, quiero estar al ritmo de Facundo y Lapro, en otra liga. Voy a necesitarlo porque dentro de poco me voy para allá. Pero está claro que también me quiero ganar un lugar. Estuve en bastantes preselecciones en las que iba con la mentalidad de decir “acá no hay lugar”. O sea, de 2 tenía a Manu (Ginóbili), Delfino y Nico Brussino, que estaba peleando un lugar. Y en la base estaban Facundo y Lapro, sabía que no había lugar. Pero ahora no, estoy peleando de igual a igual con el 1 y 2. Me gusta, quiero ganarme un lugar entre los 12.

-¿Qué cambió en Vildoza en esta última temporada, donde se te vio renovado en varios aspectos?
-Más que nada cambió mi mentalidad y madurez. Antes me sentía muy inmaduro, y sin dudas que ahora lo cambié. Estoy haciéndome cargo un poquito más de las cosas, como las pérdidas -un gran déficit que tengo-, el orden del equipo, el llevar un ataque, la defensa -que necesito mejorar bastante-. Pero me siento bastante bien de la cabeza, que era el déficit que tenía.

-Lo del psicólogo fue clave en ese aspecto.
-Sí, me ayudó. Y ahora necesito otras sesiones, porque se viene el viaje a España y mi cabeza está dando un poco de vueltas. Pero sin dudas me ayudó. De chico siempre dije que no quería y era de terco nomás. La verdad es que me ayudó mucho a relajarme, a despejarme. Ahora veo las cosas de diferente manera.

-En eso de hablar y confiar en otros para que te den otra visión de las cosas, ¿te animás a acercarte más a Scola, Campazzo o Laprovittola, por ejemplo, para pedir un consejo? Quizás antes no lo hacías.
-No soy de hacer eso, soy bastante tímido y me cuesta mucho hablar, pedirles consejos. Hasta me cuesta pedirles una foto, me da como que rompo las bolas y no me gusta. Soy bastante tímido y vergonzoso y prefiero no hacerlo. En el momento en que ellos se acercan los miro con mucho respeto, porque se lo merecen y son cracks.

-Está claro que lo hacés por respeto, ¿pero no sentís que tenés que descolgar ese póster de ídolo para terminar de explotar?
-Sí. Pero me cuesta dejar de respetar tanto, son cracks y desde chicos los seguía y me encantaba cómo jugaban. Pero llegó el momento de mostrarme, mostrar lo que soy e intentar luchar por un lugar en el equipo.

-Dentro de todo el proceso de recambio, tu posición es, quizá, la más poblada de todas. ¿Qué tenés para hacerte tu lugar?
-Tengo inconsciencia a veces, ese no saber contra quién juego o me enfrento. Es lo que más destaco. Ahora también mejoré mucho la concentración, el manejar el equipo y que todos estén un poco más contentos y que no se fastidien.

-Antes te fastidiabas vos, ¿no?
-Sí (risas), y ahora prefiero no hacerlo. Mejoré por el bien del equipo.

-¿Qué significa competir, quizá, contra los dos máximos referentes del equipo detrás de Scola?
-Sin dudas Campazzo y Laprovittola lo son. Me tocaron en el mismo puesto, pero me gusta. En el momento en que hago algo bien o meto una bandeja, me van a comer los pies porque no quieren que les saque el lugar. Y eso me ayuda a mejorar. Sin dudas que tengo que cambiar eso, porque para ganarme un lugar les tengo que competir de igual a igual. Y sé que por el respeto o ese póster que decías no lo hago. Lo tengo que empezar a hacer porque llegó el momento.

-Dentro de todos los sueños y desafíos personales que te pusiste y te ponés para tu carrera, ¿dónde está la Selección?
-En este momento está primera. Quiero ganarme un lugar entre los 12. Ya sufrí bastante con los cortes y no me gustaría estar cortado de vuelta. Si pasa, pondré mi cabeza en España, que sé que ahí está mi futuro, y quiero mejorar para poder jugar en esa liga.

-¿Eras de sufrir bastante con los cortes, o alguno fue menos doloroso por esa falta de chance que veías ante la presencia de otros jugadores importantes?
-Tenía momentos. Cuando me tocó con los de la Generación Dorada sentía que el corte era algo obvio y ya lo tenía afrontado. Pero en el momento en que no estaban, sin Carlos ni Manu para el Preolímpico 2015, sentía que podía competir y ahí me dolió. No se dio y fue un bajón. Pero cuando más me cortan, más aprendo de mis errores, me ayudan a madurar un poquito más.

Leandro Fernández
@FernandezLea
prensa@cabb.com.ar
@cabboficial

Tienda CABB
Mini BasquetTorneos CABBEscuela Nacional de Entrenadores de BásquetbolFederal FemeninoTorneo FederalEscuela Argentina de Arnitros de Básquetbol
Ir Arriba