Actualidad

“Estoy preparado para el desafío de tener más protagonismo”

Foto: Marcelo Figueras para CABB.

Nicolás Brussino es el nuevo protagonista de “La entrevista de la semana”. El escolta de Cañada de Gómez cuenta sus sensaciones ante un nuevo proceso en la Selección, asume y reconoce las ganas de dar un paso al frente dentro de la nueva camada, confía ante la chance de un rol más importante, relata todo sobre su primer año en la NBA y detalla lo que vivió con su salida de Dallas y posterior fichaje en Atlanta.

-¿Cómo estás viviendo estas casi dos semanas de trabajo con el equipo?
-Me estoy entrenando muy bien. Venía con poco ritmo basquetbolístico. Había estado en la Summer League, pero mi rol en el equipo no era de tener mucho la pelota en la mano, entonces había perdido un poco de ritmo y ahora lo estoy recuperando. Y el equipo viene bien. Somos una camada nueva, hay muchos chicos con ganas de aprender y jugar, esperemos que sirva para el futuro.

-¿Se nota la juventud del equipo o es algo que se lleva de manera natural?
-Es algunas situaciones de juego sí se nota. Tampoco somos muchos chicos con juego a nivel internacional, y eso se hace difícil al principio. Pero pienso que con las ganas y el talento, que lo tenemos, lo vamos a poder compensar.

-Dentro de la juventud que hay en el equipo, hay jóvenes con mucha más experiencia y que asoman como líderes -como Campazzo y Laprovittola-, otros muy jóvenes que recién se suman, y otros que no tienen tanto recorrido en la Selección pero sí una buena experiencia internacional. ¿En qué grupo te ubicás?
-Me pongo en el medio. He estado en muchos procesos de Selección, pero nunca tuve la cantidad de minutos que se necesita para adquirir una gran experiencia en el seleccionado. Sí me entrené con los mejores, pero en partidos oficiales no he tenido los minutos que uno necesita para sentirse protagonista. Esperemos que ahora me toque ese compromiso y protagonismo, y ojalá me sirva la experiencia de los procesos anteriores para cumplir.

-Es momento de que todos den un paso al frente de diferentes maneras, desde el juego y también desde la voz y el liderazgo. ¿Vos querés dar ese paso al frente? Porque tenés una personalidad de perfil bajo y tranquilo.
-Sí, tengo ganas de darlo, y también el equipo lo necesita. Necesita que Facu (Campazzo), Nico (Laprovittola), Pato (Garino), yo y otros demos el paso adelante para que los chicos que vienen desde atrás copien el modelo y sigan aprendiendo del ejemplo que la Generación Dorada nos dejó a nosotros. Así podremos seguir el legado que nos dejaron.

-Vos lo marcaste, nunca tuviste un proceso de Selección con mucho protagonismo, y esta vez parece que será tu momento después de un año personal muy valioso. ¿Estabas esperando ese desafío?
-Sí, seguro. Es lo que esperé y para lo que me estoy preparando. Pienso que estoy preparado para afrontar ese compromiso y desafío de tener más protagonismo, ya con un año de experiencia a nivel internacional, estando a un nivel alto y jugando contra los mejores jugadores. Espero afrontar el desafío de la mejor manera posible.

-¿Hay algo de diferente que te genere la Selección comparado al resto?
-Sí, sin dudas. ¿A quién no le gustaría vestir esta camiseta y representar a tu país? Desde chico uno sueña con estar en la Selección y jugar en la NBA. La Selección es todo para el que comienza a jugar al básquet.

-Vos ya cumpliste con los dos sueños entonces. ¿Qué te dio tu primer año en la NBA, qué balance hiciste en líneas generales?
-Fue muy positivo. El proceso que, en teoría, teníamos con Dallas era para el primer año jugar D-League y algunos partidos en la NBA. Pero a medida que fueron pasando los entrenamientos y los días, más algo de “fortuna” por lesiones, tuve oportunidades y supe aprovechar los pocos minutos del comienzo para después, en el final de temporada, contar con una buena cantidad de minutos. Ahí mostré todo lo que había aprendido en la temporada.

-¿Qué cambios notaste en tu juego?
-Creo que mi juego ha cambiado mucho. En la Liga Nacional necesitaba la pelota para hacer mis puntos y generar juego al equipo. En la NBA no tuve esa oportunidad. Ellos me pedían que tirara o pasara, y no jugué tanto tiempo con la pelota en la mano. Así que mejoré mucho el hecho de estar constantemente en movimiento, buscar puertas de otras o moverse para encontrar una buena ubicación. Pienso que eso lo he mejorado mucho.

-¿Y en lo personal dónde pensás que creciste? Porque te tocaba una aventura completamente diferente, en un país nuevo, otra cultura, sin conocer el idioma…
-Al comienzo fue difícil. Era todo nuevo. Pero pienso que mi cabeza fue fundamental para estar tranquilo y preparado. Yo jugaba quizás cinco minutos y después pasaba diez partidos sin jugar, y luego jugaba un rato de nuevo. Si no estás bien desde lo mental, eso se puede hacer muy difícil. Así que pienso que la cabeza la he mejorado mucho.

-¿Dónde te apoyabas en los momentos difíciles del comienzo?
-Siempre me apoyé en mi familia, mis amigos y mi novia. Ellos son los que están siempre, los que me dan el voto de confianza para seguir adelante sin bajonearme. A veces se hacía difícil, porque venía acostumbrado a jugar muchos minutos y de repente no jugaba nada. Pero bueno, siempre estaba en positivo. La NBA se juega casi todos los días y no tenés tiempo de estar bajoneado, porque si lo estás, cuando tenés una posibilidad de demostrar no la aprovechás y las cosas te salen mal. Siempre traté de estar en positivo aunque a veces fuera difícil.

-¿Qué descubriste del mundo NBA? ¿Te gustó, va con vos?
-Nunca me quejé de los entrenamientos, viajes, partidos… Me gustó mucho, estás en una dinámica constante y está buena. Además te permite recorrer y descubrir el país. Viajás en avión, estás en los mejores hoteles, conocés los mejores estadios del mundo… Es lindo jugar en la NBA. No sé si es adictivo, pero cuando estás ahí no lo querés dejar.

-¿Te sentís jugador NBA?
-Sí, me siento un jugador de rol de la NBA.

-Más allá de que después encontraste equipo, ¿cómo te impactó el corte de Dallas? Porque todos los indicios de la temporada indicaban que tu lugar en el equipo estaba bien ganado.
-Estaba en la Summer League y cuando me enteré que estaba en duda, la pasé mal durante unos días. Encima llegó un partido contra Sacramento donde no anoté, y tenía la cabeza en cualquiera al saber que estaba más afuera que adentro. Al día siguiente me dieron la noticia y bueno, dije “ya está”. No la esperaba nadie esa noticia. Al comienzo era un proyecto con D-League para el primer año, algunos minutos para el segundo y recién el tercer año era para el que ellos me preparaban. Durante el año recibí elogios del equipo, las cosas las hice bien y nunca les di motivos para que piensen que estaba haciendo las cosas mal. Pero bueno, la NBA es así. Me ha tocado estar entrenando con compañeros y, estando vestidos, venía alguien y les decía “te tenés que ir a otro equipo”. Ahí vos te quedás helado. Eso es lo que me pasó con el corte. Es difícil ese momento.

-En las 48 horas entre el corte y el fichaje en Atlanta, ¿tuviste incertidumbre o te viste afuera?
-Dejé que pasara todo. Sabía que había hecho bien las cosas, que en los partidos que jugué había dejado una buena imagen. Sabía que si alguien preguntaba en Dallas, iban a decir buenas cosas mías, porque hice lo mejor posible y no di motivos para que digan algo malo. Me quedé tranquilo en mi casa, con mi familia y amigos, dejando que los días pasaran. Sabía que si no era NBA, era Europa. Algo bueno tenía en mente.

-La forma en que te contrata Atlanta, que no suele ser habitual que reclamen a alguien del proceso de waivers, es un indicio bueno, ¿no? Significa que realmente te querían.
-Sí, claro. Sinceramente no me lo esperaba. Cualquier equipo era bienvenido. Pero estuvo bueno que me eligieran así.

-¿Cómo imaginás la etapa? Otra vez parece un buen contexto para tu desarrollo, con un equipo en proceso de reconstrucción y sin tanta competencia en tu puesto.
-Seguro, pero también todo depende de mí, de cómo me adapte y entrene. Sé que en mi puesto no hay tantos jugadores franquicias, ni en el equipo. Eso hace que las cosas sean mejores para mí, porque esos tipos de jugadores pasan más tiempo en cancha y se hace más difícil tener minutos. Pero esto depende de mí, de ganarme un lugar. Voy con un año de experiencia, me conocen un poco y saben lo que hago. Voy a estar con mucha más confianza para cuando me toque estar en cancha.

-¿Con qué objetivo irás?
-Con el objetivo de seguir sumando experiencia, de ganarme un lugar en el equipo, aprovechar mis minutos y seguir aprendiendo día a día.

Leandro Fernández
@FernandezLea
prensa@cabb.com.ar
@cabboficial

Tienda CABB
Mini BasquetTorneos CABBTorneos CABBEscuela Nacional de Entrenadores de BásquetbolFederal FemeninoTorneo FederalEscuela Argentina de Arnitros de Básquetbol
Ir Arriba