Actualidad

“Es una linda experiencia porque sirve para desafiarse a uno mismo”

Foto: FIBA.

Lucio Redivo pasó por “La entrevista de la semana” y analizó su reciente llegada al Bilbao Basket para debutar en la Liga ACB de España (este fin de semana). El escolta bahiense -de 23 años- detalla sus primeros días en la ciudad, se plantea objetivos y recuerda todo lo que dejó la AmeriCup, su estreno oficial con la Selección: “Aprendí muchísimo”.

-¿Cuál es la primera sensación que se te viene para describir hoy por hoy tu momento?
-Es una sensación linda, es un sueño. Estar viviendo esto, tener la oportunidad de jugar este fin de semana mi primer partido oficial en la ACB, haber entrenado con el equipo, jugar amistosos. Es algo muy bueno que estoy tratando de aprovechar.

-Quizás este último año ya era un objetivo, ¿pero qué era para vos la ACB, o la chance de estar en el exterior, cuando empezaste a jugar?
-Sinceramente era algo inalcanzable. Cuando era chico, lo mayor a lo que aspiraba o lo que quería era jugar en la Liga Nacional. Nunca se me había ocurrido en un nivel más alto. Llegar a la Liga ya era algo muy difícil y que me iba a costar un montón. Es más, jamás pensé que iba a poder jugar en la Liga. Pero bueno, fueron pasando los años muy rápido y ahora estoy acá, y tengo que tratar de disfrutarlo y aprovecharlo porque no es algo que pasa todos los días. Cada cosa que pasa debo tratar de aprovecharla al máximo, como la oportunidad de participar en el Torneo de Triples de la Supercopa durante el último fin de semana, sin siquiera haber jugado un partido oficial.

-Claro, son detalles que deben significar mucho, sobre todo porque allí todavía no te conocen demasiado.
-Seguro. Tener esa posibilidad fue algo muy lindo. Jugué sólo unos amistosos y sorprendió la chance de estar ahí, competir y estar un rato aunque sea con jugadores que miro mucho, como Jaycee Carroll. Todos me decían que lo hiciera porque es uno de los mejores tiradores de la ACB, y siempre lo miraba a él cuando estaba en Argentina, como también a Paolo Quinteros. La verdad es que estuvo muy bueno.

-Decías que a la ACB la veías inalcanzable al empezar. ¿Cuándo te diste cuenta de que podías estar en un nivel superior al de la Liga Nacional?
-Nunca lo pensé. Uno siempre sueña de chico y quiere, pero la meta siempre fue la Liga Nacional, tratar de jugar ahí de la mejor manera posible, pelear por algo. El año pasado se vino todo muy rápido y sorprendieron algunas cosas, como llegar a esas dos finales internacionales con Bahía Basket. Las cosas se dieron y hay que estar preparado, porque pasan de un día para el otro y no te avisan, sólo suceden. Hay que aprovecharlas y disfrutarlas.

-En esto de que son cosas que no te avisan, ¿ya te diste cuenta del lugar en el que estás, que saliste de tu ciudad por primera vez y estás a días de debutar en la ACB, o todavía no terminaste de caer?
-A medida que pasan los días lo vas pensando y te vas dando cuenta un poco, pero la verdad es que no llevo ni un mes, fue todo rapidísimo. Lo mismo pasó con la Selección. Incluso no podía creer cuando surgió la oportunidad de Bilbao. Pero acá estoy. Era una buena chance para probarme en otro nivel después de cinco años como profesional en la Liga Nacional. Tengo que tratar de hacerlo de la mejor manera, es lo que vengo buscando en estos amistosos y entrenamientos, meterme y acoplarme rápidamente.

-Bastante bien lo hiciste, ya que te destacaste y fuiste goleador en esos amistosos. ¿Cómo te sentiste y cómo te vieron en el equipo? ¿Se sorprendieron?
-Si bien es otro nivel y hay buenos jugadores, ellos ya sabían cómo jugaba. Yo trato de hacer lo mismo de siempre. Todavía estoy tratando de insertarme en el equipo, y me sumó mucho que todos me trataran de diez, tanto el cuerpo técnico, como los dirigentes, compañeros. Todos se portan excelente conmigo, y hacen todo mucho más llevadero, porque encontrás rápido la química. Y también me gustó la ciudad. Si bien voy de a poco conociéndola, la gente es muy amable y vive mucho el básquet. Cuando vas a algún negocio, muchos están hablando de manera positiva y suma.

-¿Ya te conocen ahí?
-Seguramente no todos (risas).

-Bueno, pero que algunos lo hagan debe ser loco, sobre todo pensando que jamás habías imaginado estar jugando en otra competencia y lejos de tu ciudad.
-Obviamente. Son todos muy amables y siempre encontrás a alguno que saluda y hablás un rato. Es positivo, sobre todo porque no sabía cómo me iba a ir. No sólo es la primera vez que salgo de Argentina, sino también de mi ciudad. Estoy muy bien.

-¿Te cuesta, te costó o te va a costar el hecho de dejar tu lugar, tu familia y amigos, para estar lejos?
-No me costó. Obviamente que mi ciudad y mi casa será siempre Bahía Blanca, pero acá me encontré con un lugar increíble, gente muy buena y que todo el tiempo trata de que estés cómodo. Eso me ayudó mucho. Y también está bueno el hecho de cambiar un poco de aire, probar y vivir en otro país. La estoy pasando bien, es una linda experiencia porque sirve para desafiarse a uno mismo.

-¿Qué te planteás para esta primera temporada?
-Por ahora sólo quiero ayudar al equipo en lo que más pueda, tratar de seguir aprendiendo del juego y de mis compañeros. Quiero mantener la misma línea que todo el equipo tiene y quiere.

-Se te nota maduro en algo que siempre genera incertidumbre como el hecho de salir por primera vez de una zona de confort. ¿Cuánto te ayudó el proceso con la Selección en la AmeriCup para encararlo de esta manera?
-Mucho. Había muchos jugadores que estuvieron en este nivel, como Luis (Scola), Facu (Campazzo), Nico (Laprovittola), Pato (Garino), Marcos Delía, el propio Sergio (Hernández)… Todos me dieron una mano, por preguntar y estar con ellos. Y si bien era en Argentina, también era como una primera vez estando tanto tiempo lejos de casa. Y eso siempre suma y ayuda. Después, más o menos es como te dicen. Vas viendo, preguntando… Pero sumé mucho estando con ellos, eran compañeros geniales que se prestaban para hablar conmigo, se tomaban su tiempo para darme una mano. Quizás estaba nervioso por saber a dónde iba a venir, y si bien te preparás y buscás cosas para conocer, no sabés con qué te vas a encontrar hasta que llegás. Lo hice y estoy insertado, y también les agradezco a ellos por la mano.

-¿Qué se siente ser un jugador de Selección? Más allá de haber tenido la chance en 2016 con la Copa Stankovic, esta fue tu primera vez de manera oficial, y ni siquiera en formativas habías tenido la chance.
-La verdad es que es increíble, es tremendo. Así como no imaginé la ACB, jamás imaginé la Selección. Soñaba con jugar en la Liga Nacional o en el máximo nivel en Argentina, pero nunca con estar con la Selección y menos en un torneo oficial. Tener esa oportunidad es lo más grande que te puede pasar como deportista, es lo que siento yo por representar a mi país.

-¿Y qué te dejó a nivel grupal la AmeriCup? Más allá del dolor por perder la final, imagino que hay cosas positivas para rescatar, ¿no?
-Aprendí muchas cosas, el grupo me dejó la mejor imagen. Y si bien hay dolor, porque íbamos ganando bien y terminamos perdiendo la final contra Estados Unidos, creo que terminamos bien. Tratamos de dejar todo por el país, también por lo que representa jugar con esta Selección por todo lo hecho en el pasado por la Generación Dorada. Sinceramente, el grupo me dejó lo mejor, me gustó compartir equipo con ellos. Aprendí muchísimo en todos los aspectos, adentro y afuera de la cancha.

-¿Te sorprendiste por lo bien que rendiste y lo mucho que le aportaste al equipo?
-La verdad es que no esperaba eso. Ni sabía que iba a estar entre los 12. Lo que me dejaba tranquilo es que si no quedaba, había dejado lo mejor de mi. Y si quedaba, había hecho lo mejor e iba a seguir dando el máximo. Después, las cosas te salen o no, pero iba a dejar todo por esa camiseta, por representar a mi país y ayudar al equipo en lo que más pueda. Después, lo del juego son circunstancias. Traté de hacer lo mejor posible. A veces lo hice bien y otras mal. También fue un aprendizaje porque era mi primera vez. Pero de verdad que lo disfruté.

-¿Cuánto de película tuvo hacer ese debut en Bahía Blanca, tu ciudad?
-Fue algo inexplicable el hecho de debutar con la Selección en mi ciudad. La gente me apoyó de manera increíble durante todo el torneo. Es un recuerdo que me voy a llevar para siempre. Eran momentos de nervios y ansiedad por saber cómo nos iba a ir, pero traté de concentrarme para ayudar al equipo en lo que más pudiera.

-¿Qué se formó con este grupo de la AmeriCup, sentís que hubo algo especial?
-Sí, creo que sí. Cada uno sabía que tenía que aportar el máximo y lo hizo. Tratábamos de apoyarnos en Luis (Scola), Facu, Nico y Pato, que son los que más experiencia tienen, y los demás tratamos de unirnos. Era un grupo joven, nuevo, donde muchos no nos conocíamos. Y trataremos de estar siempre a disposición de la Selección, tratando de hacer lo que mejor podamos para dejar a Argentina lo más arriba posible.

Leandro Fernández
@FernandezLea
prensa@cabb.com.ar
@cabboficial

Tienda CABB
Mini BasquetTorneos CABBTorneos CABBEscuela Nacional de Entrenadores de BásquetbolFederal FemeninoTorneo FederalEscuela Argentina de Arnitros de Básquetbol
Ir Arriba