Actualidad

El resumen de los cuartos de final de la Liga Nacional

Fotos: LNB, Prensa San Martín y Prensa Instituto.

CUARTOS DE FINAL

SAN LORENZO (1º) 3 – OBRAS (8º) 1
Juego 1: San Lorenzo 83 – Obras 84
Juego 2: San Lorenzo 102 – Obras 82
Juego 3: Obras 94 – San Lorenzo 99
Juego 4: Obras 62 – San Lorenzo 72

A fin de cuentas, la lógica ganó y San Lorenzo superó un obstáculo más en su camino al tricampeonato, pero la realidad es que Obras fue un hueso duro de roer para los de Gonzalo García, que fueron superiores pero sin lucir su mejor versión colectiva y resolviendo más por peso específico y oficio. La llave había comenzado con un cachetazo, porque tras dominar y llegar a tomar una ventaja de 20, el Ciclón se topó con un bombazo salvador de Tomás Zanzottera sobra la hora, que puso al Tachero en frente y le cortó un invicto de 34 partidos en su casa. En el J2, Boedo sacó su personalidad y reaccionó sin problemas. Y cuando la serie se trasladó a Núñez, la dinámica fue similar. Los de Gregorio Martínez tuvieron buenas pasajes defensivos y dispusieron de ventajas (11 y 6 en ambos partidos) ante un rival incómodo. Pero claro, la jerarquía individual es un arma que San Lorenzo disfruta como nadie. En el J3, Dar Tucker fue héroe con una actuación monstruosa: 40 de sus 46 puntos en el segundo tiempo. Y en el J4 le tocó al MVP Gabriel Deck, que destrabó las acciones con 15 unidades en el cuarto final. Tanto el escolta (24 puntos y 6.2 rebotes) como el alero (20.5 y 7) fueron las principales referencias en la serie para el defensor del título, que sabe que puede dar más. Lo necesitará para el siguiente desafío, contra Instituto. Y la recuperación de sus lesionados (Mata regresó ante Obras y Calfani llegó para el J4 de la llave) puede ser valiosa de cara a recuperar su mejor cara.

SAN MARTÍN (2º) 3 – GIMNASIA (7º) 2
Juego 1: San Martín 60 – Gimnasia 69
Juego 2: San Martín 79 – Gimnasia 77
Juego 3: Gimnasia 65 – San Martín 60
Juego 4: Gimnasia 68 – San Martín 80
Juego 5: San Martín 68 – Gimnasia 58

Para San Martín, estos playoffs tienen dos lecturas. Por un lado, está muy lejos de ese equipo sólido y sin fisuras que hizo una gran fase regular después de ser campeón del Súper 20, y que lo puso como uno de los posibles rivales para romper el dominio de San Lorenzo. Por el otro, en tanto, demostró tener carácter y oficio para sacar adelante las situaciones pese a sentirse totalmente incómodo. Y eso, al cabo, tiene mérito, porque ganar (y meterse en semifinales) aún sin jugar bien es importante. El conjunto de Sebastián González volvió a sufrir una llave y vivió lo mismo que en los octavos de final contra Boca: perdió la localía durante los primeros duelos en casa, quedó 1-2, salvó un match point como visitante y luego definió en el quinto en casa con solvencia. Si los correntinos se vieron fuera de forma, en parte, es por un trabajo genial de Gimnasia, que en la serie tuvo que soportar el karma de las lesiones como en toda la temporada (perdió a Richard Jackson en el juego 1) pero supo reponerse con muchísima entrega y coraje. No le sobraba nada ni tenía nombres rutilantes, pero su personalidad y determinación lo llevaron a superarse y vaciarse, un enorme mérito del entrenador Martín Villagrán y de la lucha de sus intérpretes, como Diego Romero (promedió 12.6 puntos, 8 rebotes y 2.4 asistencias en la serie, arrastrando problemas físicos). El Santo lo resolvió recuperando su mejor versión defensiva en los últimos dos partidos, y sumando apariciones puntuales en ataque dentro de un plantel que aún no se suelta en la postemporada (tiene una media de 74.1, muy baja comparada al 85.2 de la regular). Pero claro, todavía avanza. Y si se suelta, ya se sabe lo que es capaz de hacer.

ATENAS (3º) 3 – LA UNIÓN (6º) 2
Juego 1: Atenas 82 – La Unión 72
Juego 2: Atenas 72 – La Unión 76
Juego 3: La Unión 75 – Atenas 59
Juego 4: La Unión 57 – Atenas 80
Juego 5: Atenas 85 – La Unión 80

Otro favorito que tuvo que transpirar y mucho para avanzar de ronda. Pero, en definitiva, Atenas lo hizo y sigue cumpliendo con su objetivo de volver a los primeros planos después de varios años. De hecho, se trata de su primera semifinal desde 2011. ¿Por qué sufrió? Porque se encontró con un equipo como La Unión que lo sacó de su zona de comodidad, le cortó el circuito ofensivo que tan bien aceitado venía (los 59 del J3 fueron la segunda anotación más baja en la temporada) y dejó en evidencia algunos problemas defensivos que los cordobeses aún no pudieron resolver. Los de Ramella tuvieron chance de cerrar la historia en casa, pero se toparon con dos problemas: la lesión de Maldonado, su goleador, y el hambre de los de Casalánguida para cambiar el rumbo. De hecho, comenzaron ese encuentro con un parcial de 28-2 que fue lapidario. En el quinto, de todas maneras, hubo paridad y pudo ser para cualquiera, pero los cordobeses apelaron a un detalle que puede darles un plus, la jerarquía individual. Donald Sims, quien venía siendo contenido (promedió apenas 6 tantos en los juegos 3 y 4), anotó sus 11 puntos del partido en el último cuarto, incluidos 8 en los últimos 80 segundos que fueron determinantes. Los playoffs se tratan de ajustar sobre la marcha ante complicaciones que van surgiendo. Atenas estuvo a la altura del desafío y volvió a su lugar entre los mejores. Claro que todavía no se conforma.

INSTITUTO (4º) 3 – QUIMSA (5º) 1
Juego 1: Instituto 86 – Quimsa 78
Juego 2: Instituto 97 – Quimsa 93
Juego 3: Quimsa 95 – Instituto 80
Juego 4: Quimsa 84 – Instituto 90

Hace rato que dejó de caminar en silencio y se quitó el cartel de sorpresa. Instituto es una realidad y su lugar entre los mejores cuatro de la competencia (primera vez en su historia) es una consecuencia del enorme trabajo que realizó en la temporada. Facundo Müller armó una estructura más que sólida, con piezas individuales que son determinantes y desnivelan, pero que se mueven en un completo entorno colectivo que cuenta con varios obreros al servicio del equipo. La Gloria, además, se convirtió en uno de los más peligrosos en ataque, porque cada uno entiende sus momentos y comparte la pelota más allá de haber dos, como Dwayne Davis y Luciano González, que marcan la diferencia. Quimsa llegó a los playoffs como una de las mejores defensas de la competencia (sello de Santander), pero los cordobeses supieron encontrar la forma de hacerle daño en casi todo momento (sólo la sufrió en el J3). Instituto ratificó que el Sandrín es una de las localías más fuertes del torneo (ganó los cuatro que jugó allí en playoffs) y mostró enorme personalidad en el J4, sacándolo adelante pese a venir de un flojo encuentro previo. Como se dijo, Davis (21.5 puntos de media en la serie) y González (18 tantos como sexto hombre) brillaron ofensivamente, pero no hay que olvidarse de los que hacen el trabajo sucio, con Sam Clancy como gran abanderado (10.2 tantos, 11 rebotes y una tapa). Llega la hora de enfrentarse a San Lorenzo, a quien incomodó en la temporada y supo ganarle en la semifinal del Súper 20. ¿Podrá dar el gran golpe?

SEMIFINALES (al mejor de cinco)
-San Lorenzo vs. Instituto
-San Martín vs. Atenas
Fechas: 30/5, 1/6, 4/6, 6/6 y 8/6 (las últimas dos, de ser necesarias)

Tienda CABB

Ultimas Noticias

Mini BasquetTorneos CABBTorneos CABBEscuela Nacional de Entrenadores de BásquetbolFederal FemeninoTorneo FederalEscuela Argentina de Arnitros de Básquetbol
Ir Arriba