Actualidad

¿Cómo se entrena en el verano?

Rara vez los deportistas de alto rendimiento frenan sus entrenamientos, y una de esas épocas del año se puede dar en el receso por las fiestas. Al respecto, Pablo Rótolo, Hernán Trotta y Luciano Spena, parte del cuerpo técnico del seleccionado mayor femenino, brindaron sus nociones al respecto.

Los deportistas ¿Paran de entrenarse por vacaciones? Esa es una de las preguntas más frecuentes que realizan aquellas personas ajenas a los núcleos más cercanos al alto rendimiento.

¿Pueden comer cualquier cosa? ¿Cómo se cuidan el físico en el parate?… todos esos interrogantes, y algunos otros más, fueron remitidos a tres integrantes del cuerpo técnico del seleccionado mayor nacional femenino: Pablo Rótolo (Preparador Físico), Hernán Trotta (Kinesiólogo) y Luciano Spena (Nutricionista).

A continuación el testimonio de los tres profesionales, para acercarnos más al día a día, en esta época tan particular del año:

Pablo Rótolo – Preparador Físico

Lo que hacemos en el receso, que es la etapa de recuperación y de descanso de las chicas; en lo que respecta al área física específicamente, yo le doy un plan individualizado a cada una, donde dentro de las falencias que deben mejorar, están los objetivos individuales de cada jugadora.

Obviamente las intensidades son muchísimas más bajas, los volúmenes son muchísimos más bajos, y las frecuencias de entrenamiento son más bajas en relación a lo que es el año deportivo.

Particularmente este año, para las jugadoras que representan a la selección, fue un año de muchísimo desgaste. Tuvieron la competencia local de la Metro. Tuvieron la SuperLiga, con todo lo que ello conlleva; viajes, partidos, jugando dos o tres cotejos a la semana. El viaje que se hizo con la selección al repechaje que fue un mes afuera. Un par de ellas también tuvo el viaje del 3×3 a China. Fue un año, para algunas de las jugadoras, muy desgastante, tanto en lo físico como en lo mental.

Por esto, hicimos reuniones individuales, donde les dimos planes particulares de entrenamiento físico; todo el seguimiento individual con edición de video, más los aspectos a corregir y mejorar.

En estos planes de verano, que no superan los 30 días al tratarse de deportistas de alto rendimiento, nosotros les damos objetivos específicos, donde, por ejemplo, deben mantener algunos parámetros físicos, que van de la mano con las evaluaciones físicas que les practicamos durante el año.

Hernán Trotta – Kinesiólogo

Desde la parte kinesiológica, a nosotros nos consultas las jugadoras cuando tienen algún problema en el club, o algún tipo de lesión. Después la parte preventiva, coordinación y propiocepción, la sigue cada una de ellas a nivel clubes.

Es más físico-médico, que kinésico. Lo kinésico es más con tipo de lesiones. La parte preventiva no las tengo en el día a día, las tienen en sus clubes. Cuando se van de vacaciones, lo único que hacen es lo físico, y cuando vuelven empezarán con el profe de sus clubes, más la rutina que les da Pablo (Rótolo), y desde la parte de kinefilaxia, que es la parte preventiva, es la coordinación y propiocepción.

El trabajo siempre es en conjunto con Pablo (Rótolo) y Fabián (Spinelli, doctor), y nos mantenemos en contacto todo el tiempo.

Luciano Spena – Nutricionista

Nosotros respecto al área estamos trabajando hace un año y medio, con lo cual ya tenemos algunas herramientas que antes no teníamos. La realidad es que cuando comenzamos a trabajar en el área, había un déficit muy grande; sobredosis de estructuras, en composición corporal, porque gran parte de las chicas, no daban la composición corporal correspondiente al puesto, por lo menos para lo que es la elite internacional. Así todo, no la siguen dando ahora, hay que seguir mejorando, pero se ha evolucionado muchísimo.

Y otro segundo foco de problema fue el tema de la educación alimentaria nutricional. Las chicas se alimentaban como se alimenta cualquier ser humano, pero no entendían el concepto de sustrato energético, o de combustible en relación al deporte que ellas practican. Había que buscar una sinergia entre lo que el profe les pedía, en este caso Pablo (Rótolo), les proponía, lo mismo con Cristian (Santander) desde la parte del entrenamiento, y lo que ellas comían.

Gran parte de las chicas se trasladan en horarios de entrenamiento que no son los que más cómodos quedan; así que por ahí teníamos que buscar una estrategia para que las chicas coman arriba del colectivo, arriba del tren, no son todas chicas que tienen accesibilidad a un auto y llegar en 40 minutos al CeNARD. Por eso también había una complicación por ese lado.

Cuando se viene trabajando desde lo educativo, las cosas se van mejorando. En primera instancia porque quién comanda todo esto, que es Cristian, dispone una serie de normativas, conjunto con el profe, para que todo esto funcione. Nos han dado un espaldarazo muy grande para ayudar a las chicas, y ellas han respondido muy bien.

Hicimos un trabajo un poco más intensivo en la primera etapa de inicio del proceso, y después también la realidad es que las chicas una vez que van aceitándose sobre el modelo de trabajo, solamente requieren algún monitoreo específico, pero no es algo tan lineal en donde uno mes a mes les tiene que mandar un plan. Cada una de ellas recibe un plan, en función a sus necesidades, a su biotipo, a su composición corporal, y el cambio que requería de esa composición corporal si correspondía. Lo mismo con el plan de entrenamiento.

Como no hay una linealidad de trabajo en donde el cuerpo técnico recibe a las chicas durante cinco veces a la semana, todas las semanas del año, gran parte del compromiso de las chicas refiere a mejorarse por sí solas con el tema de la comida, el entrenamiento y demás, en formato tipo satélite, desde su casa. En eso hemos mejorado un poco, porque nos ha tocado tener incluso a varias chicas que se han ido afuera y que también tenemos un monitoreo, con algunas chicas contante, y con otras un poco menos constante, pero de lo que están haciendo afuera.

La dieta de este tipo de deportistas es individual, como las mismas dietas que se suministran o deberían suministrar en un abordaje clínico. El tema es que quizás acá se hace un poco más determinante lo que ingieren, porque es sustrato del posterior rendimiento del jugador.

Para la ejecución de un plan de alimentación, en este caso, se contemplan varias cuestiones. Primero haces una valuación diagnóstica, para ver cómo está la composición corporal de la jugadora. Después se hace una comparativa a nivel biotipo de referencia, para ver hacia dónde vamos en relación al puesto que ocupan. Después si tenemos alguna data de análisis bioquímicos para ver si hay alguna falencia, alguna cuestión a mejorar. Lo mismo de lo clínico, porque hay alguna patología prevalente, se contempla eso. Un poco también de cómo viene su día, en cuanto, no sólo a cargas de entrenamiento, sino en cuanto a disponibilidad de poder estructurarse y organizarse para llevar todo adelante.

Una vez que todo eso ocurre, se junta la información, se arma un plan para que cada una de ellas pueda seguir el modelo que le corresponde.

Claramente hay algunos nutrientes que dominan más este tipo de planes de alimentación, pero porque lo requiere el deporte. En este deporte, tanto los hidratos de carbono, por una cuestión de combustible, como las proteínas, por una cuestión de reparación de tejidos en el post esfuerzo, se hacen bastante importantes.

Las proteínas, en conjunto con los hidratos de carbono, son importantes en los momentos de hipertrofia, para tratar de buscar una mejora en la muscularidad de cada una de las chicas. Y fue en parte lo que se estuvo buscando en este proceso, con la dirección de lo que Pablo Rótolo proponía.

Todo esto es más difícil de lograr si no hay una comunión entre lo que se busca. En este sentido, Cristian Santander, como cabeza de grupo, es muy organizado, muy estructurado. Trabaja realmente muy bien, lo mismo Sebastián Silva; quienes nos dan libertades, tanto a Pablo como a mí, para que cada uno desde su área maneje lo que corresponde manejar.

Yo no creo en el abordaje de dietas modelo, en donde hay que sacar las harinas, o hay que hacer prevalecer las carnes, o hay que sacar ciertas carnes, o sacar ciertas harinas. Considero que cada uno se debe ajustar en función de las necesidades que les corresponden.

Hay algunos que por ahí pueden llegar a tener cierta hipersensibilidad al consumo de determinado alimento, entonces cuando eso ocurre se lo saca, y cuando no ocurre, se utiliza de acuerdo a como se corresponda. No hay que hacer una saturación de nutrientes. En algunos casos hay deportistas que consumen más harinas que otros, o más proteínas que otros, pero eso también queda en consideración del objetivo que se propuso, de la redistribución del plan de ese momento, y del deporte que practica en conjunto con el puesto que ocupa. No hay que casarse con un modelo, sino que hay que tratar de individualizar la redistribución de comida al día, según la carga de entrenamiento y los factores antes mencionados.

En cuanto a los suplementos, el 80% o 90% de las chicas está tomando algún suplemento deportivo. Esto es un factor que ayuda a complementar la estructura de consumo que tienen. Vuelvo a repetir, las bases son las que se trabajan, es la estructuración en las comidas, el tiempo oportuno para hacer una correcta ingestión, y los sustratos energéticos y los micronutrientes para el armado del plan. Eso son los bastiones en donde nos paramos para poder trabajar.

Después el suplemento es un factor que nos ayuda a complementar alguna cuestión particular, dependiendo también del objetivo que se busque. Generalmente cuando hay algún receso desde las cargas de entrenamiento, también hay un receso desde la utilización del suplemento.

No es del cuidado nutricional, porque, vuelvo a repetir, las chicas que están trabajando para la mejora de su biotipo, composición corporal, no deberían darle tregua al tema de la conducta alimentaria; mismo con el tema de la preparación física. Un deportista de este nivel no puede darse el lujo de no entrenar durante un mes y medio, razón por la cual tampoco no puede darse el lujo de comer lo que quiera durante un mes y medio.

Cuando hay un receso hay libertades y dentro de estas, cada una de ellas considera que es oportuno hacer. Algunas son más prolijas que otras, pero la idea es que todas tengan una regularidad por lo que hacen.

El tema del suplemento en competencia también es variable. Yo creo que un deportista debe estar preparado para soportar una carga de entrenamiento de competencia, y posterior de ese entrenamiento, se debe recuperar oportunamente porque si no se recupera oportunamente, probablemente, la sesión siguiente será deficiente.

Creemos en una regla, la de las tres “R”. Reparar tejido a través de las proteínas, reponer energía a través de los hidratos de carbono, y rehidratarse a través de la ingesta de líquidos, para que estas tres “R” funcionen correctamente.

Si se dan medianamente bien, la recuperación es oportuna.  Si la recuperación es oportuna, a la sesión siguiente probablemente, de entreno de competencia, ellas mejoren. Más en este tipo de deportes, que presentan competencias que están bastante pegadas en lo que es la semana. En este caso, puntualmente finalizando el año, las chicas estuvieron con la SuperLiga, sumado al Metropolitano, sumado a alguna instancia de trabajo de selección, más el diferencial de trabajo individual que lleva adelante cada una; con lo cual se hace complejo el abordaje. Ahí si se busca tener prolijidad desde la conducta alimentaria y desde la utilización de suplementos para tener una mejora en la performance y para tener una correcta recuperación.

Emanuel Niel
prensa@cabb.com.ar
@ManuNiel
@cabboficial

Tienda CABB

Ultimas Noticias

Mini BasquetTorneos CABBEscuela Nacional de Entrenadores de BásquetbolFederal FemeninoTorneo FederalEscuela Argentina de Arnitros de Básquetbol
Ir Arriba